Crítica- Los Juegos del hambre

Seguro que has oído hablar de "Los Juegos del Hambre", muchos diréctamente verán a la película, sin tan siquiera leer el libro. No lo hagas, ponte a leerlo, el libro siempre es mejor, yo garantizo que no te vas a aburrir, engancha muchísimo y te quedas con ganas de leer el siguiente de esta saga creada por Suzanne Collins (Los juegos del Hambre, En llamas, Sinsajo). Vamos a hacer una pequeña crítica del libro:

 

El argumento:

Un pasado de guerras ha dejado los 12 distritos que dividen Panem bajo el poder tiránico del “Capitolio”. Sin libertad y en la pobreza, nadie puede salir de los límites de su distrito. Sólo una chica de 16 años, Katniss Everdeen, osa desafiar las normas para conseguir comida. Sus principios se pondrán a prueba con “Los juegos del hambre”, espectáculo televisado que el Capitolio organiza para humillar a la población. Cada año, 2 representantes de cada distrito serán obligados a subsistir en un medio hostil y luchar a muerte entre ellos hasta que quede un solo superviviente.

 

La idea es prometedora, pero más el desarrollo. Quizás la primera parte de la novela se hace un poco lenta, para poder explicar todo bien, pero en el momento que empiezan Los Juegos del Hambre las cosas cambian. La autora tiene un estilo que engancha mucho y quieres saber que va a pasar, quien morirá, como mueren, las estrategias. Los juegos es la mejor parte, una constante lucha por sobrevivir. Muchísima acción en todo momento y un final que está a la altura y te incita a leer la siguiente novela, En Llamas.

    Otro factor que me ha gustado han sido los cambios bruscos. Esos que hacen cambiar la trama y que le dan un plus de emoción. Además como he dicho antes, al estar bien narrada la historia, no te pierdes en ningún momento.

    Los personajes son fundamentales y a todos se les acaba cogiendo cariño. Especialmente a su protagonista Katniss. Una chica con un carácter peculiar y a veces contradictoria que rebosa carisma. También hay que nombrar al resto, desde Peeta hasta Gale, pasando por Prim, la madre Haymich… Es cierto que hay un triángulo amoroso, pero no es lo importante, no lo comparéis con Crepúsculo o algo por el estilo, que la calidad de Los Juegos del Hambre es muy buena.

    A pesar de que es una novela juvenil, es apta para todo el público. Se lee rápido sin apenas darte cuenta de su extensión de 396 páginas.

 

 

Lo mejor y lo peor..

Para empezar, me siento un poco estafada, había leído tantas maravillas sobre esta trilogía que pensé que sería algo más que una nueva estrategia de marketing. Creo que esa sensación hace que juzgue el libro con demasiada dureza. En mi opinión, no es maravillosa, no es una revelación y no se merece, en absoluto, el bombo que se le está dando. Es muy entretenida, sí, engancha y se lee muy bien. Tiene un ritmo muy ágil, un lenguaje fácil de manejar y una acción más o menos bien llevada que consigue que no te aburras. Además, a medida que vas leyendo intuyes muchísimas promesas de que queda mucho por descubrir y de que vamos a tener sorpresas.

 
      Por otro lado, lo hablaremos con calma en otro de los libros, la trilogía entera alberga, bajo mi punto de vista, una crítica social brutal y realmente buena que, por lo que yo he observado, pasa totalmente desapercibida entre tanto tópico, frase hecha y conclusiones previsibles.
 
      Centrándonos solo en este primer libro, creo que el mejor en algunos aspectos y el más vacío en otros, me ha gustado mucho el enfoque. Se castiga al pueblo y además, se le obliga a participar en el castigo convirtiendo todo lo que tiene que ver con esto en una fiesta. Los jóvenes que tendrán que saltar a la arena son tratados como estrellas, el día en que se eligen los tributos (participantes) es fiesta y todo se convierte en un espectáculo. Además, justo en estos juegos y por primera vez, alguien va a utilizar el espectáculo para que el viento sople a su favor y no en contra.
 
 
      Por otro lado a la autora no le tiembla la mano, nos promete violencia y violencia tenemos, continuamente. Lo malo es que esta violencia no acaba de impresionar, sabemos que los tributos deben morir por lo que, que esto ocurra, no nos sorprende y las maneras en que mueren… bueno, a mí no han conseguido llegarme.
 
 
      Los personajes no son lo que esperaba. Katniss, nuestra protagonista, es una persona tan convencida de lo dura que es su vida que no ve más allá. Contra todo pronóstico, no es ella la que le da color al texto, son sus compañeros (en teoría mucho más estereotipado), su mentor, su equipo de preparación e incluso otros tributos, los que se encargan de que nosotros, lectores, le veamos la chispa al relato y mantengamos la intriga y las ganas de seguir leyendo. Ella es cabezota, fuerte, valiente y decidida, pero no es capaz de mirar más allá. Debo reconocer que este personaje me ha desconcertado mucho pero creo que no se ve en conjunto si no se lee la trilogía entera.
 
      Ojo, no es que no le vea méritos al personaje, no olvidemos que tiene 16 años y ha conseguido que su familia no se muera de hambre, que luchará en los juegos como una auténtica jabata y que tendrá momentos realmente brillantes pero, como protagonista, no llena en absoluto el espacio que se esperaría de ella, necesita mucho a los personajes secundarios.
 
      Estos, por otro lado, a pesar de ser muy estereotipados, son los que consiguen que nos sorprendamos y los que más intriga aportan a la narración. Por ejemplo, Haymitch Abernathy, el mentor de Katniss y Peeta, el único vencedor de unos Juegos del Hambre del distrito 12 y que debe ayudarles a sobrevivir. Creo que es uno de los personajes que más tiene que ofrecer a lo largo de la trilogía porque no es como creemos en un primer momento.
 
      En fin, mi conclusión general sobre este primer libro es que es entretenido y está bien, pero no me parece un libro de 10, ni mucho menos.
 
      Igual la reseña os parece muy rebuscada pero quería argumentar mi opinión mínimamente, sobre todo, porque es diferente, opuesta en cierto modo, a otras que he leído y si no ves las cosas como los demás, creo que debes explicar por qué. En definitiva, recomiendo el libro pero tiene el estatus demasiado alto para lo que se espera…
 

 

Leave a Reply